AMLO al subsuelo. Hasta para viajar en metro hay que hacerlo con dignidad

27 Abr

Respeto señores, el Metro hay que usarlo con dignidad. No es que ahí viajen diariamente millones de personas para ir y venir a su trabajo. Es que el Metro nos lleva a todas partes.

Es una verdadera opción de transporte. Cotidianamente uso el Metro, el camión, el Metrobús y hasta la bicicleta para transportarme de un lugar a otro, lo cierto es que en auto no es una opción si uno aprecia su tiempo y su estabilidad psicológica.

No es idea de Andrés Manuel, el otro día para un trayecto de ocho minutos en auto en una ciudad como México, hice una hora veinte. Y sí debí irme en metro, pero no lo hice.

Andrés Manuel López Obrador en viajando en metro, tiene su proceso de evolución desde recordarlo viajando en el Tsuru.

Recordar la nota EPN y Josefina viajan en aviones privados; AMLO hace fila en vuelos comerciales

Y el día de ayer verlo viajar en el Metro…

Es estrategia. No por ello, deja de ser un bonito ejercicio.

El otro día, sostenía una discusión sobre política con un amigo, él me dijo que pensaba que nuestros representantes tenían que ser igual que nosotros y yo pienso lo mismo, pero desde otro enfoque: Tienen que ser mucho mejores.

Viajar en Metro no te hace diferente, lo hacemos muchos. Lo duro para nuestros candidatos, seguramente es nunca haber visto un vendedor de CD’s con sus mochibocinas, desconocer lo surrealista que resulta que los pasillos del metro huelan a Pizza, nunca haber topado al personaje que abre su camiseta y se revuelca en un montón de vidrios saliendo ileso o disfrutar de bandas completas que interpretan una canción de los Beatles. Qué triste por ellos, si no les ha tocado ver todas esas cosas que hay en el metro, no han vivido el Metro.

Pero vayamos a lo cotidiano. Esperaría que los candidatos se subieran al transporte colectivo un día en la mañana para que vieran a los muchos mexicanos que desde tempranito se levantan a trabajar.

Esperaría que volvieran a hacer el ejercicio por la tarde, cuando personificamos las imágenes del cortometraje El Héroe, de Carlos Carrera.

Si pensamos en creatividad, mientras Peña Nieto gasta en publicidad, Andrés Manuel se pone creativo y sale en todos los periódicos del día por un costo de tres pesos, aunque pensándolo bien, las notas informan que no pagó su boleto. Eso hubiera estado bien, que con toda la prisa que traía, hiciera una fila de verdad para conseguir un preciado boleto del metro.

Pero reflexiono, además de la estrategia, estaría bien que alguien convocara, además de a debates y sólo por diversión a big brother para proponer un rally entre los candidatos y que cada uno de ellos se tuviera que desplazar en metro sin mapa y siguiendo las (a veces pocas) instrucciones que hay para llegar-transbordar-etc. y que en ciertas estaciones tuviera que cumplir ciertos retos.

También estaría bien, que cada uno de ellos, llevara una cajita para recibir sugerencias y necesidades. Esas urnas sí me gustan.

Dicen que Pedro Almodóvar, cineasta Manchego, utiliza viajar en camiones para escuchar las charlas que ahí acontecen. No pediría menos de los candidatos, hablan de propuestas pero ¿cuándo han escuchado las charlas reales entre los ciudadanos? No me parece real trabajar por alguien y no tener ni un solo vínculo de cercanía.

Reto No.11

Yo te reto candidato a viajar con una urna en el metro en el que al menos tendrás que volver con 1000 papelitos y hacer un listado de lo que la gente te pide para hacer cuenta de ello. Si no puedes estar cerca de tu gente: No me representas.

Anuncios

Anular su voto, es tan rebelde y subversivo como sacarle la lengua al sistema

26 Abr

Decía @bitalicious en un tuit: “Anular su voto, por cierto, es tan rebelde y subversivo como sacarle la lengua al sistema”. Y tiene razón.

Recuerdo que la primera vez que voté, parecía que eso era la única solución, pero en realidad era la más pobre manifestación de rebeldía. Pero así lo hice.

Me pregunto ¿cuántos jóvenes como yo esperan tener 18 y una credencial del IFE para anular su voto en su primera votación?

Lo cierto es que la falsa rebeldía juvenil, se convierte en un arma letal contra la realidad y pone a salvo el número de votos para los partidos políticos. Nuestros jóvenes se han creído que no votar es una clara manifestación en contra del sistema. Y no lo es.

Los jóvenes deberían estar haciendo ruido, generando propuestas, externando preocupaciones del país del que ya les toca hacerse responsables. Y, en lugar de esto, sólo hay silencio.

Una razón más para alentar la falsa idea del voto libre y secreto. Al final, nadie sabe de quién son todas esas papeletas anuladas o aquellas que proponen a los súper héroes personales en candidatos imaginarios-independientes.

Si no vas a votar por ellos, deberías decírselo a la cara: No voy a votar por ti, porque no me representas, porque no te tengo fe, porque tus palabras no me emocionan, porque tus propuestas me parecen falsas y mentirosas, porque no creo en el sistema… peeeero, no me conformaré por anular mi voto y con orgullo guardar silencio. Haré todo lo imposible porque te esmeres en tu papel de candidato o te marches.

¿Dónde está nuestra juventud? Eterna pregunta.

Los números

El periódico Reforma en su sección Enfoque presenta un texto de Carole Simonnet titulado En busca del voto joven en el cuál subrayo la siguiente información.

Los votantes de 18 a 29 años, representan casi un tercio de los electores potenciales, lo que significan: 24 millones 513 mil electores. 3.5 millones votarán por primera vez en una elección federal.

¿Qué pasaría si ese tercio se organizara para exigir un cambio en el sistema?
Los de 20 a 29 años son los más abstencionistas de todo el padrón junto con las personas mayores a 80 años.

¿ De verdad? ¿Nuestras juventudes se acercan al desencanto y la desesperanza lo los mayores de 80 años?
¿Por qué será que los jóvenes no escuchan a sus candidatos? ¿Acaso alguno de ellos manifiesta cercanía verdadera con los jóvenes? De ninguna manera, creo que los candidatos piensan que mientras menos estorben nuestros jóvenes, mejor.

Erick Fernández Saldaña, académico del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana advierte que estudios recientes como la Encuesta Nacional Gobierno, Sociedad y Política de Gabinete de Comunicación Estratégica que se hizo en colaboración con la Universidad Iberoamericana, demuestran que los jóvenes no se sienten identificados con ninguna opción política.

Y el voto nulo, blanco y el abstencionismo parece ser su respuesta. Pero eso sólo es un engaño. No votas, no estorbas.

Los premios de consolación

Dice la nota: “Durante la Semana Santa, los panistas formaron grupos para visitar playas en Acapulco, Veracruz, Manzanillo y Puerto Vallarta con miras a convivir con los jóvenes vacacionistas. Para acercarse a ellos, recurrieron a la distribución de los típicos artículos de propaganda: frisbees, papalotes, toallas y termos”.

¿Frisbees, papalotes, toallas y termos es la modalidad joven del kilo de frijol?

“En el PRI, la maniobra de seducción consistió en regalar “Peña Bronceadores” y kits de playa para niños en 17 estados”.

¿Peña bronceadores? ¿Así de bajo han caído?

“Morenaje organizó un torneo de futbol callejero en las 16 delegaciones del Distrito Federal, cuya final se celebrará tentativamente en el Zócalo a finales de este mes. Además, convocó a festivales culturales en las plazas de algunas ciudades del país.

Al menos aquí, salieron a las calles y seguro sí se divirtieron. Pero, si viéramos todo como un partido de futbol. Todos los candidatos de un lado, toda nuestra juventud del otro. Yo si formara parte del equipo de los jóvenes, querría ganar a toda costa. Llevarme la victoria a casa. Aplastar al contrincante en un marcador 5 a 0. Qué bonito es soñar, ¿verdad?

Reto No.10

Yo te reto candidato a convencer a nuestros jóvenes a que logres que voten por que creen en ti. Si no lo logras: No los representas.

Soy mujer y no por eso te voy a dar mi voto

25 Abr

Imagen

Una postal para que sepan que el “Nuevo PRI” huele a viejo.

Sucedió un 17 de octubre de 1953, el Diario Oficial contenía un decreto en el que se anunciaba el derecho de las mujeres a votar y ser votadas para los puestos de elección popular.

Parece que hace mucho, pero la realidad es que no han pasado tantos años, para ese entonces, el Partido Revolucionario Institucional ya gorbernaba. O sea, el PRI tenía más derecho y acceso al poder, que cualquier mujer en toda la República Mexicana.

¿Qué significaba en ese entonces una mujer votando? Probablemente no mucho, porque el PRI ya había decidido.

¿Les sorprendió el año de 1953? Aquí un dato extra que espanta todavía más. Fue hasta el 1º de enero de 1975 cuando entró en vigor el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

“El varón y la mujer son iguales ante la ley. Esta protegerá la organización y el desarrollo de la familia. Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos”.

Para cuando yo nací, como mujer ya tenía derecho a votar y ser votada; también tenía derecho a ser igual a un varón ante la ley. ¿¡Y antes!?

De finales de la década de los 70, la evolución del papel de la mujer en la sociedad ha sido evidente, pero no por eso ha dejado de ser multifacética. Es mujer, profesionista y madre también. A veces pienso que un hombre, sólo es un hombre.

Pero ese no es el tema a discusión el día de hoy.

Una mujer el día de hoy representa un voto. Y entonces hay que capturar todo ese mercado lleno de votos para llevárselos a las urnas. Lo que significa: Las mujeres no importamos, pero contabilizar nuestro voto sí.

¿Y cómo es que consiguen esos votos?

El primer caso es el de Enrique Peña Nieto, la imagen del príncipe de Telenovela del 2, evidentemente Región 4. Pero la Región 4 del Canal de las Estrellas es todavía de peor calidad. No hay consistencia, no hay mensaje, no hay propuesta. Sólo una cara “linda” por la cuál votar. Pero hay que verlo bien… ninguna hermosura es tanta si tu cerebro está hueco.

Imagen

A él le dirían “calladito te ves más bonito” y si para lo único que sirve es para estar bien calladito, ¿entonces quién nos va a gobernar en caso de que Peña Nieto fuera nuestro presidente?

Pero la estrategia va hacia las mujeres, se ve abrazando a una señora con una gran sonrisa, se le ve bailando en Veracruz como si fuera el príncipe de la Cenicienta. ¿Te gusta? ¿Te enamora? ¿Te late? Si ese pensamiento te cruza por la cabeza… piensa en todos los feminicidios del Estado de México, si entonces te sigue gustando como para dirigir el país, yo te diría: No nos pongas en riesgo.

Luego está esa imagen espantosa donde hay una chica que tiene una pancarta: “Enrique, Bombón, te quiero en mi colchón”. Si alguien conoce a la susodicha, pregunte de mi parte si no le da penita, por favor. Por ahí había un chiste muy bueno que decía, “¡Te va a gobernar, no te va a coger!”. Y pues sí.

Imagen

Si te consideras una mujer a la que prudentemente le sube el agua al tinaco, no votes por nadie que te parezca guapo, no es concurso de belleza. Su propaganda va dirigida a ti, para seducirte, pero una mujer que usa sus atributos mentales, no se dejaría engatuzar por la belleza física sin antes corroborar que la belleza interior es congruente y en su caso, mucho mayor.

El siguiente ejemplo, me da todavía más pena (nieto) y eso se debe a que viene de una mujer. Cada vez que escucho el spot de Josefina Vázquez Mota, me dan ataques. No puedo creer que una mujer en su sano juicio haga eso.

Para empezar, el Partido Acción Nacional ha pasado a la historia como el que nos dio el cambio y por ello se recordarán. Igual con el tiempo nadie se acordará de las metidas de pata de Fox, pero sí de aquel momento glorioso en que el PRI dejó el poder.

El PAN nos recordará como el sexenio del cambio, se convirtió en el sexenio de la muerte con todas las almas que se ha llevado una guerra que no nos pertenece a la mayoría de los mexicanos.

Ya perdiendo toda su dignidad, la única escapatoria del PAN por mantenerse con esa bandera de cambio, era echar al ruedo a una mujer, sí… como única alternativa.

¿Y qué buscan con eso? Los aplausos por darle espacio a una mujer y luego tu voto. Aquí la tendencia es: “Voy a votar por Josefina porque es mujer”. ¿De cuándo acá en la política se vota así? Tenemos que votar por propuestas, por hechos, por actitud, por representación, por seguridad. Pero votar por alguien por ser mujer, es lo mismo que votar por Peña por estar guapo. ¡Vaya las razones de voto de nuestra política de pacotilla! Y luego se quejan de sus representantes.

Imagen

Pero la cosa se pone peor mientras escucho su spot, dice: “Yo voy a ser una presidenta con falda, pero con muchos pantalones”. Ese es el típico ejemplo de una mujercita reproduciendo los esquemas de los que tanto nos quejamos de los machos pantalonudos. Además ¿Qué tiene de malo ser una mujercita de mucha falda?

Usar pantalones no te hace hombre, tampoco mujer. Amar a México te hace mexicano y por lo tanto querer luchar por un país mejor. Ojalá nuestros candidatos pudieran no aprovecharse de las condiciones genéricas para obtener votos. Su campañas me parecen muy sucias y lo que México necesita, es transparencia.

Y quisiera hablar de Andrés Manuel, de verdad que sí. Pero creo que todavía no me topo con que lo llamen guapo y tampoco con que diga que gobernará con falda por todas las mujeres. Tal vez la razón está en que su lenguaje, las palabras que utiliza, las dirige a los mexicanos. O bueno, eso creo.

Reto No.9

Yo te reto candidato a que no utilices artificios sucios para conseguir el voto femenino. Si no puedes hacerlo, no me representas.

Nuestros sueños no caben en sus urnas

23 Abr

Y si vienes a dividirme, mejor vete. No me representas (2)

Volveré al punto del principio con aquel comentario y denuncia en Facebook (hace dos post). Todos empezamos a defender lo que pensamos y nuestro voto. Tenemos nuestros argumentos, tenemos información, tenemos referencias, también tenemos conveniencias… ¿por qué no decirlo? Entonces convertimos al otro en enemigo cuando no piensa como nosotros. ¿Y la FEPADE? ¿Vendrá a ayudarnos? Debería ser un delito que nosotros nos agrediéramos por defender a los partidos políticos.

Los partidos nos dividen. Y el que divide gana, ellos ganan, nosotros siempre perdemos.

La primera vez que reflexioné con claridad que los partidos nos dividían estaba yo en Cherán. ¿Conocen la historia de Cherán?

Me permito el brinco para contarles por otro lado cómo Cherán cambió su historia, clic acá para leer una crónica sobre Cherán y sus cuatro años de lucha.

Fui a Cherán porque tenía que ver con mis propios ojos como el pueblo purépecha se había organizado para sacar a los partidos políticos de sus tierras y después de organizarse, conformar un concejo comunal.

Pero esto no pasó de la noche a la mañana. O bueno sí. Una madrugada los habitantes de Cherán detuvieron a los talamontes, los que estaban talando sus bosques, los que dejaban a su pueblo en medio de la hostilidad económica y de seguridad. Sitiaron la ciudad y se conformaron en fogatas.

Cuadra por cuadra Cherán está lleno de fogatas, sí, el fuego los reunía para hacer de comer y salir de sus casas y dialogar. Del diálogo vino la reflexión, luego la organización y entonces actuaron.

Varias veces escuché en Cherán con firmeza: “Los partidos políticos nos dividen”. Lo pensé ahí y luego lo pensé como nación. Pienso y pienso. Vuelvo a pensar… es cierto, nos dividen. Qué importa si eres de derecha, de izquierda o de centro. Todos queremos un país mejor, ¿o no es así?

Los partidos nos dividen y no nos representan. Nunca nadie se ha mirado en el espejo y con toda congruencia y empatía a abrazado la imagen que emiten los partidos. ¿Por qué? Porque nos significan interés, codicia, trampa, distancia, engaño, poder, etc. Podría hacer una lista interminable.

Pensar que ellos nos representan, es vernos reflejados en ellos y ¡de ninguna manera! Encuentro un poco de mi en lo que ellos emiten.

Los partidos políticos parecen un cáncer necesario, pero si yo tuviera cáncer, me lo extirpaba antes de que me diera una metástasis. Mi país lleva años con ese cáncer, ¿qué esperamos para cortarlo?

Todo radica en la propuesta. ¿Qué hacemos? ¿Por dónde empezamos?

En Cherán empezaron saliendo a las calles, dialogando… el diálogo se convirtió en propuesta y la propuesta en acción. Cuando las acciones hicieron lo suyo, Cherán tuvo un Concejo Comunal, eligió a sus representantes porque cree en ellos.

¿Alguien tiene alguna propuesta?

Reto No7.

Yo te reto candidato a que seas humilde y te marches por tu propio pie. No me representas.

Si este es el futuro que me espera: No lo quiero

11 Abr

“Si este es el futuro que me espera: No lo quiero. Basta de trabajar para sus partidos y no para nosotros. Basta de arreglar el país por encimita. Doña Josefina, Don Andrés Manuel, Don Enrique, Don Gabriel se acabó el tiempo! México ya tocó fondo. ¿Sólo van a ir por la silla o van a cambiar el futuro de nuestro país?”

Así concluye un video que se me atravesó en el cara-libro. Perdonen el spoiler, pero además de que la producción es impecable y de que las imágenes de los niños nos pegan a todos… es inevitable quedarse pensando.

Acá se los dejo para que lo vean, antes de seguir leyendo:

El video lo suscribe Nuestromexicodelfuturo.com.mx, una parte de mi está muy enojada. Pienso, el reclamo en el mensaje viene de los niños, viene de los futuros adultos y ciudadanos responsables de este país. Si me pienso como un punto de referencia en la historia, la situación es la siguiente: les ha tomado muchísimos años descomponer al país, nos tomará lo mismo (si no es que más) reconstruirlo o dejarlo más o menos decente.

¿Dónde están los responsables de echar a perder este país desde décadas atrás? Por qué los niños de hace 70, o 50, o 30 años no reclamaron? Si ellos lo hubieran hecho, yo tendría un país mejor.

La cultura mexicana es la ama y señora de los dichos y por ahí hay uno refriteado que dice: “Tenemos el gobierno que nos merecemos”, “Tenemos los medios que nos merecemos”, “Tenemos ‘x’ que nos merecemos”. Yo no sé por qué este país se siente tan poco merecedor.

Lo que sí sé, es que yo no me merezco este país hecho un muladar. Y todos los días trato de cambiarlo con mis actos. Pensar en la colectividad es una inversión poco redituable. Pensar de forma individual, considerando también al otro es la propuesta que marca el cambio, pequeñito sí. Pero los grandes cambios empiezan por inicios pequeñitos.

Los grandes cambios comienzan desde la conciencia con una idea en la cabeza de alguien. Pero y quiero subrayar algo: LA CONCIENCIA YA NO NOS HACE DIFERENTES. Una buena idea, una buena propuesta, una buena actitud, tiene que ser siempre la que combata las situaciones que no nos gustan de nuestro país. Si no salen de la cabeza y sólo se verbalizan… nunca impactan la realidad, México lo que necesita es otra realidad y esas no se construyen de buenas ideas y buenas conciencias.

Este país está lleno de críticos y pensadores. Pero no de gente que se la juegue actuando. De ahí la decepción, de ahí a que nadie haga nada, de ahí a la depresión, de ahí a la aceptación. De ahí… a pensar que si hacemos algo para reírnos mientras criticamos, nos dejará con la conciencia más tranquila de “actuar” o de mostrar alguna postura. Pero no: eso no cambia nada.

Me siento como la niña reclamona del video y supongo que todavía lo soy. Yo tampoco quería este futuro, ni este país así como está. No quiero a sus gobernantes, ni a sus representantes. Tampoco quiero las formas en las que funciona.

Sólo me queda apuntar una cosa:

Vean el video, está bien… espero que el malestar se convierta en acciones y no sólo en reflexiones.

Me queda preguntar otra cosa:

¿Dónde están todos los inconformes con la situación del país? Replanteo: ¿Dónde están los inconformes que quieren hacer algo por su país?

Tengo una pregunta y esto va para todos:

¿Por dónde empezamos a cambiar esto desde los que planean ser nuestros gobernantes?

Querido candidato, si no quieres cambiar este país: No me presentas.

Reto No6.

Yo te reto candidato a que te muestres como un ciudadano preocupado y comprometido con su país. No que te cobijes bajo las faldas de un partido y un sistema que no funciona. Para gobernar este país, se necesita mucha valentía y un gran amor por México y ninguno de ustedes parece poder hacerlo bien.

#Yoteretocandidato

Y si vienes a dividirme, mejor vete. No me representas (1)

9 Abr

En la primera media hora del 30 de marzo, día oficial de arranque para las campañas electorales, un estatus en Facebook decía: “Acabo de denunciar alguien por estar agrediendo a mis amigos en FB. Tenemos 38 minutos en campaña, así de que si quieren mentar madres que sea hacia los candidatos, pero les pido respeto unos a los otros, independientemente de su preferencia política”.

En esos primeros minutos, sucedía igual en Twitter y un usuario tuiteaba que parecía que por cada tuit les daban un kilo de frijol. Y sí… eso parecía.

Si no mal recuerdo, los que participamos en la campaña #quitaunanuncio, íbamos por las calles retirando la publicidad electoral, cuando haces eso… no quitas los anuncios de los partidos que te caen mal, ¡los quitas todos! Hacer eso requiere un gran esfuerzo ¿saben?, algunos de esos anuncios está súper altos y específicamente los del PT, están agarrados con alambre, no con rafia, con rafia es más fácil quitarlos. Bueno, ¿qué les digo? Ya entrados en gastos, quitamos hasta los de las inmobiliarias, tenemos que devolvernos la ciudad, sus espacios y sus paisajes.

Entonces pienso: Si salimos a las calles a retirar la propaganda electoral, por qué ahora llenamos la bandeja del mail, el Facebook y el Twitter con la misma propaganda electoral. Que levante la mano el que recibe un kilo de frijol por andar haciendo publicidad.

Y sí, yo soy la primera que defiende la libertad de expresión y tu derecho a votar por quién tú quieras. Estoy en contra de que ellos usen tu libertad de expresión para que les hagas promoción, eso sí. Ustedes deberían saber lo que cobran algunos por sus menciones publicitarias en las redes sociales, como para que ustedes lo hagan gratis y tengan a cambio el mismo país.

Lo que sí me gusta y no puedo evitarlo, son los chistes. Pero supongo que eso es cultural. No sé si eso funciona como la risa nerviosa, que nos pasa otra cosa en el interior, pero lo único que podemos hacer es reírnos y a carcajadas. México ríe a carcajadas nerviosas, ve algo y en vez de enojarse, reflexionar y ponerse triste: se ríe a carcajadas.

La risa parece una venganza. Que no puedes recordar ni tres libros importantes en tu vida? Jajaja. Que nadie se quedó en tu acto de campaña? Jajaja. Que cambiaste un nobel de literatura y le diste un nobel de la paz? Jajaja. Que todo mundo te tenía miedo y ahora quieres la república del amor. Yo AMLOVE. Jajaja.

Es más, sostengo la teoría de que nadie que se ría “Jajaja” es confiable, menos el “Jijiji” travieso, mucho menos el “Jejeje” engañoso.

Recuerdan el programa de Tercer Grado en el que participó Felipe Calderón (y en el que me permito señalar, hizo pomada a los grandes líderes de opinión de este país). Trataron de ser insistentes y preguntar con todo respeto si no le dolían las críticas, los ataques o las bromas al Presidente. Obvio que le duelen, pues es humano, pero él es el presidente y nosotros somos los que sólo seguimos risa y risa. Eso quedó muy claro.

Y así es como piensan: “Ustedes se ríen… y ¿quién es el presidente?” Atorón asegurado, dejemos de reírnos tanto, le hace daño al país.

Hoy no reto al candidato, reto al votante.

Reto No1 al votante.

Querido ciudadano: Te reto a hacer una campaña para exigirle a los partidos políticos, propuestas dignas de este país.

Y la recomendación de hoy, dos espacios nuevos uno sobre la memoria, otro sobre las miles de razones que no hay para votar.

Memoria sin partido

Sólo nos tenemos a nosotros