Tag Archives: Andrés Manuel López Obrador

Otro México es posible…

22 May

Pienso que otro México es posible. Lo deseo, sostengo el pensamiento, no lo dejo ir, me gusta las cosas que ese México posible dibuja en mi imaginación. No quiero entregar mi país al pasado, nunca, de ninguna manera.

Yo vengo del pasado, estoy enferma de pasado. De niña sólo escuché del PRI. Recuerdo haber visto emoción política en casa porque Maquío parecía una alternativa y al final, la historia se quedó igual, nada cambió.

No sólo son 70 años de PRI y estragos, son 70 años de una depresión petrificada de los ciudadanos sin voz y sin voto, pero también sin esperanza.

¿Cómo se puede tener esperanza de un partido, si cuando en sus propias filas marchó alguien que desde dentro quiso cambiar el sistema y murió brutalmente asesinado?

Años más tarde, debo decir, que vi en los ojos de mucha gente la incredulidad de presenciar el momento en el que el PRI dejó el poder. Probablemente nadie era capaz de imaginar lo que la transición traería consigo. Pero dar ese paso era importante, era la demostración y la confirmación de que las cosas en la política del país, podrían ser distintas.

Pero aquí sucede como todo. Es responsabilidad de nosotros dar seguimiento. Y en esta ocasión el seguimiento se dio con resignación y con muchas risas que nos dio el presidente Vicente Fox, quién nos dejó una herencia difícil de superar: un candidato que nos traería la guerra y también la muerte. El abanderado del empleo y la violencia.

El país está como está. Es un nido de violencia y de control. Todos los días lo partimos con un cuchillo en pequeños pedazos que no permitan la unión, parecería que las fuerzas de la conspiración trabajaran horas extras para seguir con la división.

Hasta hace unas semanas.

Sucedió la visita de Enrique Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana y esos jóvenes indecisos, los que votan en blanco o no votan porque sienten que su voto no tiene sentido… levantaron la voz y a gritos pusieron las campañas de cabeza.

Y cuando se trata de dividir todos se ponen críticos. Que si los chicos Ibero son fresas, que si van en una universidad cara, que si blablabla. Mientras muchos veían sólo unos chicos fresas que pagan colegiaturas caras, yo veía estudiantes, veía jóvenes y me era inevitable emocionarme. Pensaba: al fin sucede, esta vez no van a quedarse callados, no van a dejar que les arrebaten su primera elección (quizá la segunda).

Divide y vencerás decían los altos mandos. Critica y no aportes para generar ruido y distracción cuando verdaderamente es hora de concentrarse.

Estuve con los estudiantes de la Ibero en la marcha que efectuaron el viernes 18 de mayo de las instalaciones de la Universidad Iberoamericana a Televisa Santa Fe. Marché con ellos como estudiante y también como maestra.

Para mi sorpresa vi que no sólo había estudiantes de la Ibero, también había presencia del INBA, llamaban a la UNAM, le gritaban al POLI y a la UAM, pero en todos ellos había una voz joven. Es imposible que quieran dividir a la juventud por la camiseta de su universidad cuando su país es el mismo. Marchan por México, no por un estilo de vida, no por un partido político, empiezan a levantar las voces porque así les dice su futuro que hay que hacerlo si quieren otro país posible.

Recuerdo que en la marcha, recibí varios tuits, uno de ellos me decía que no tuiteara con tal hashtag que porque los bots de EPN tal, en mi cabeza sólo aparecía la leyenda: “Divide y vencerás”; no tardó en llegarme otro tuit que decía que esa era la marcha de los estudiantes, que el sábado era la AntiEPN y el domingo la ProAMLO, que guardara mis tuits para la del sábado. “¡Ah chingá! Pero si quiero marchar con los jóvenes, ¿qué no puedo?” Otra vez aparecía en mi cabeza la molesta leyenda esa sobre las divisiones.

Para la marcha del sábado sucedía lo mismo. “No vayan porque la convocan los panistas”, “No vayan porque van los perredistas como alborotadores”, “No vayan porque blablabla”. Y con todo eso, la gente salió a marchar. Yo quisiera encontrar a todos esos que su puesto se llama “divide y vencerás” para que se muden de país, aquí no nos hacen falta y nos están estorbando mucho.

La gente salió a las calles a decir lo que no quieren, no quieren un presidente como Enrique Peña Nieto que además traiga consigo la vuelta del PRI. Al final la gente salió a las calles aunque la convocatoria se la adjudicaran a Josefina Vázquez Mota, que no junta sin acarreados ni un Estadio Azul. A la marcha AntiEPN acudió la gente porque quería ir a decir que no, que ya no, y no, y no. No muchas veces pa’que se entienda.

El éxito de las marchas del domingo y lunes que eran ProAMLO esas sí estaban definidas, pero las otras dos no. Hagan entonces el favor de no etiquetar, cuando se marcha y se manifiesta uno como ciudadano es porque primero se le debe reconocer como mexicano y después si así se desea, como alguien con una preferencia a tal o cual partido.

Los partidos políticos son como cuchillos, especialistas en la división, cada uno responde a conveniencias y supuestas formas de pensar. Y está bien, se respeta, lo que sí no merece respeto es ninguna muestra de agresión y violencia.

El poder así como lo recuerdo yo, así como lo recuerdan loas más grandes que yo… es represor y yo, por ningún motivo quiero un México con esas características.

Es por eso, que si los jóvenes han levantado la voz, suplico que sus actos sean siempre la declaración abierta de lo que no quieren como país. No deben permitir que un país lleno de millones de resignados les roben al México que es suyo, del que son protagonistas para hacer historia.

Los convoco a entusiasmar a todo cercano de desear que a la resignación se la lleve el diablo porque ustedes decidirán el futuro de este país. Y ahora que han levantado la voz, no ahoguen su grito en el agotamiento, México necesita definir muchas cosas en su historia, los temas están sobre la mesa: educación, medios de comunicación, empleo, pobreza, narcotráfico, violencia, corrupción entre otros.

No le devuelvan el poder al pasado y a su fallida historia. Tómenlo, es suyo, es para ustedes queridos jóvenes. Hoy son ustedes los que tienen que enseñarnos el país que quieren y luchar por ello.

Yo soy alguien que viene del pasado, pero desde este momento, me mudo a su futuro. Quiero otro México posible.

Nos vemos mañana en la Suavicrema.

@baronesarampant

Anuncios

Soy mujer y no por eso te voy a dar mi voto

25 Abr

Imagen

Una postal para que sepan que el “Nuevo PRI” huele a viejo.

Sucedió un 17 de octubre de 1953, el Diario Oficial contenía un decreto en el que se anunciaba el derecho de las mujeres a votar y ser votadas para los puestos de elección popular.

Parece que hace mucho, pero la realidad es que no han pasado tantos años, para ese entonces, el Partido Revolucionario Institucional ya gorbernaba. O sea, el PRI tenía más derecho y acceso al poder, que cualquier mujer en toda la República Mexicana.

¿Qué significaba en ese entonces una mujer votando? Probablemente no mucho, porque el PRI ya había decidido.

¿Les sorprendió el año de 1953? Aquí un dato extra que espanta todavía más. Fue hasta el 1º de enero de 1975 cuando entró en vigor el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

“El varón y la mujer son iguales ante la ley. Esta protegerá la organización y el desarrollo de la familia. Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos”.

Para cuando yo nací, como mujer ya tenía derecho a votar y ser votada; también tenía derecho a ser igual a un varón ante la ley. ¿¡Y antes!?

De finales de la década de los 70, la evolución del papel de la mujer en la sociedad ha sido evidente, pero no por eso ha dejado de ser multifacética. Es mujer, profesionista y madre también. A veces pienso que un hombre, sólo es un hombre.

Pero ese no es el tema a discusión el día de hoy.

Una mujer el día de hoy representa un voto. Y entonces hay que capturar todo ese mercado lleno de votos para llevárselos a las urnas. Lo que significa: Las mujeres no importamos, pero contabilizar nuestro voto sí.

¿Y cómo es que consiguen esos votos?

El primer caso es el de Enrique Peña Nieto, la imagen del príncipe de Telenovela del 2, evidentemente Región 4. Pero la Región 4 del Canal de las Estrellas es todavía de peor calidad. No hay consistencia, no hay mensaje, no hay propuesta. Sólo una cara “linda” por la cuál votar. Pero hay que verlo bien… ninguna hermosura es tanta si tu cerebro está hueco.

Imagen

A él le dirían “calladito te ves más bonito” y si para lo único que sirve es para estar bien calladito, ¿entonces quién nos va a gobernar en caso de que Peña Nieto fuera nuestro presidente?

Pero la estrategia va hacia las mujeres, se ve abrazando a una señora con una gran sonrisa, se le ve bailando en Veracruz como si fuera el príncipe de la Cenicienta. ¿Te gusta? ¿Te enamora? ¿Te late? Si ese pensamiento te cruza por la cabeza… piensa en todos los feminicidios del Estado de México, si entonces te sigue gustando como para dirigir el país, yo te diría: No nos pongas en riesgo.

Luego está esa imagen espantosa donde hay una chica que tiene una pancarta: “Enrique, Bombón, te quiero en mi colchón”. Si alguien conoce a la susodicha, pregunte de mi parte si no le da penita, por favor. Por ahí había un chiste muy bueno que decía, “¡Te va a gobernar, no te va a coger!”. Y pues sí.

Imagen

Si te consideras una mujer a la que prudentemente le sube el agua al tinaco, no votes por nadie que te parezca guapo, no es concurso de belleza. Su propaganda va dirigida a ti, para seducirte, pero una mujer que usa sus atributos mentales, no se dejaría engatuzar por la belleza física sin antes corroborar que la belleza interior es congruente y en su caso, mucho mayor.

El siguiente ejemplo, me da todavía más pena (nieto) y eso se debe a que viene de una mujer. Cada vez que escucho el spot de Josefina Vázquez Mota, me dan ataques. No puedo creer que una mujer en su sano juicio haga eso.

Para empezar, el Partido Acción Nacional ha pasado a la historia como el que nos dio el cambio y por ello se recordarán. Igual con el tiempo nadie se acordará de las metidas de pata de Fox, pero sí de aquel momento glorioso en que el PRI dejó el poder.

El PAN nos recordará como el sexenio del cambio, se convirtió en el sexenio de la muerte con todas las almas que se ha llevado una guerra que no nos pertenece a la mayoría de los mexicanos.

Ya perdiendo toda su dignidad, la única escapatoria del PAN por mantenerse con esa bandera de cambio, era echar al ruedo a una mujer, sí… como única alternativa.

¿Y qué buscan con eso? Los aplausos por darle espacio a una mujer y luego tu voto. Aquí la tendencia es: “Voy a votar por Josefina porque es mujer”. ¿De cuándo acá en la política se vota así? Tenemos que votar por propuestas, por hechos, por actitud, por representación, por seguridad. Pero votar por alguien por ser mujer, es lo mismo que votar por Peña por estar guapo. ¡Vaya las razones de voto de nuestra política de pacotilla! Y luego se quejan de sus representantes.

Imagen

Pero la cosa se pone peor mientras escucho su spot, dice: “Yo voy a ser una presidenta con falda, pero con muchos pantalones”. Ese es el típico ejemplo de una mujercita reproduciendo los esquemas de los que tanto nos quejamos de los machos pantalonudos. Además ¿Qué tiene de malo ser una mujercita de mucha falda?

Usar pantalones no te hace hombre, tampoco mujer. Amar a México te hace mexicano y por lo tanto querer luchar por un país mejor. Ojalá nuestros candidatos pudieran no aprovecharse de las condiciones genéricas para obtener votos. Su campañas me parecen muy sucias y lo que México necesita, es transparencia.

Y quisiera hablar de Andrés Manuel, de verdad que sí. Pero creo que todavía no me topo con que lo llamen guapo y tampoco con que diga que gobernará con falda por todas las mujeres. Tal vez la razón está en que su lenguaje, las palabras que utiliza, las dirige a los mexicanos. O bueno, eso creo.

Reto No.9

Yo te reto candidato a que no utilices artificios sucios para conseguir el voto femenino. Si no puedes hacerlo, no me representas.

Él te da un litro de gasolina, tú le das al país

7 Abr

Imagen

Entonces es así.

Él te da un kilo de frijol, tú le das al país.

Él te da 500 pesos, tú le das al país.

Él te da unas camisetas, plumas y mandiles, y tú… le das el país.

La de hoy es una burla. A nosotros nos cuesta más la gasolina cada mes.

Él te da un litro de gasolina y tú… le das al país? Neta?

El pensamiento típico del votante es: recibir o tomarlo. Pero siempre tomamos lo menos por lo más. Es cierto, tú recibes algo, pero a cambio le estás dando al país. Parece que salimos ganones, pero no… de ninguna manera. Es aquí cuando estamos frente a un acto típico de estafadores.

Tú piensas que ganas, en la misma lógica que cuando compras algo que no necesitas sólo porque está de oferta.

Y yo no juzgo a los que toman los 500 pesos, las plumas, los mandiles, las camisetas y los kilos de frijol. Cada quien decide qué da y recibe a cambio.

Escuché por ahí que Andrés Manuel decía que estaba bien recibir, pero que eso no condicionara tu voto.

Y creo que no está mal la propuesta, uno puede recibir “algo” y tomar una decisión independiente de las plumas, los 500 pesos, el mandil y la torta. Sin embargo, lo que no me parece claro es seguir recibiendo cualquier cosa y luego dejarles el país en sus manos.

Qué pasaría… y con ello me permito ser ilusa, tener mucha imaginación y sobre todo: tener mucha esperanza. ¿Qué pasaría si un día decidimos todos que no vamos a recibir nada de ellos? Y en cada ofrecimiento rechazáramos todo lo ofrecido y además nos ofendieran sus actos.

Creo que si hiciéramos eso, los partidos tendrían que hacer otro tipo de cosas para ganar nuestros votos.

A veces no está tan mal abusar de la imaginación y pensar que eso podría suceder. Sería divertido y los meteríamos en graves aprietos.

Querido Candidato, si crees que puedes comprar mi voto: No me representas.

Y mientras usted querido lector… imagina, yo le comparto la nota de Milenio: Critican en Twitter a Peña Nieto y le recuerdo que en tuiter usan el hashtag #GasolineraEPN

ImagenReto No4.

Yo te reto candidato a que le pongas precio a mi voto. Cada elección mi voto me cuesta el país, así que no te lo voy a cambiar por cualquier cosa. Quiero un país del que me sienta orgullosa y comprometida todos los días. Eso es lo que quiero.

#Yoteretocandidato